viernes, 26 de septiembre de 2014

The cove. . . un documental para reflexionar.

A veces las películas más optimistas son más disfrutables porque nos hacen sentir un poco mejor. Pero la crudeza de algunos documentales sirve para generar un mayor impacto y concientización sobre los espectadores. Y ello se acrecienta cuando lo que se muestra es pura y exclusivamente lo que ocurre en la realidad. Mi propuesta de hoy es The Cove, un documental internacionalmente reconocido con repercusiones políticas a escala mundial, que vale la pena ver.
Una increíble producción audiovisual estadounidense que devela una de las mayores atrocidades que el ser humano comete: el sentimiento de superioridad ante otras especies aniquilándolas por completo. En este caso, la investigación se circunscribe a la situación de los delfines en el Parque Nacional de Taiji, Japón, donde su ilimitada matanza para consumo y divertimento propio, pone en peligro no sólo el futuro de la especie sino de toda una cadena reproductiva.
The Cove merece distinguir un doble análisis. Por un lado, la temática que plantea que es totalmente dura para el espectador pero que es una realidad que  debe ser informada al mundo para dejar de hacernos los desentendidos y comenzar a buscar un cambio. Desde el protagonismo de un delfín en una conocida serie estadounidense, este animal ha sido visto siempre como alegre y amigo del ser humano. Pero ello jamás le dio derecho al hombre de aprovecharse de él ni para divertimento ni para consumo. Incluso, la preocupación debería exceder a las personas que optaron por una alimentación vegana y preocupar al mundo entero pues de lo que se habla es de esa superioridad que el hombre cree tener para hacer con la naturaleza nada más y nada menos que lo que quiere. 23.000 delfines y marsopas son asesinados por año en Japón. ¿Vamos a seguir formando parte de eso?
Por otro lado, la forma en la que muestra esta problemática. El filme es un verdadero ejemplo de proceso de investigación ante una realidad que se debe mostrar pero frente a todo un sistema político-económico-social que la busca esconder. Las situaciones que atraviesa el equipo de producción convocan al espectador a sentirse parte de ese miedo por ser descubierto pero también de ese espíritu por, pase lo que pase, mostrar lo que está ocurriendo con los delfines.
Desde el punto de vista técnico, el hecho que el director del filme haya sido Louie Psihoyos, ex fotógrafo de  National Geographic les adelanta aquellas escenas con las que puedan encontrarse en la pantalla. La capturación en planos cortos y largos brindan un montaje que acompaña la narrativa a la perfección ya sea para mostrar la belleza de los delfines en el aguacomo para denunciar su indiscriminada caza en mares bañados de sangre.

La película no sólo ha recibido el reconocimiento en festivales internacionales de cine (y elPremio Oscar al Mejor Documental en 2010), sino que también ha tenido una importante repercusión a nivel político por la política denunciada.
La lucha continúa. Lo interesante de este filme es que su propuesta no se agota en sus 90 minutos de proyección sino que continúa en la convocatoria a los espectadores a sumarse a la causa y empezar a actuar para promover el cambio de esta aberrante situación. Aquí les comparto 5 acciones que podemos empezar a hacer para ser actores partícipes del cambio activamente:
1. Firmá la petición para salvar a los delfines de Japón. Podés hacerlo en este link. Ya se sumaron 500.000 personas!!
2. Ayudá a salvar los delfines en el frente.
3. Investigá, leé, conocé más sobre los delfines en cautiverio.
4. Apoyá a los creadores del proyecto con una donación para que continúen con la lucha.
5. Informate sobre lo que está ocurriendo en Taiji. Pueden hacerlo a través de este link
Sé que es una película intensa en emoción y dramatismo, pero es una realidad que debemos conocer. Los invito a verla y compartir sus reflexiones.
Aquí les comparto el tráiler…

Via: www.sustentator.com 

No hay comentarios:

Publicar un comentario